Blog Mi Persona Favorita (2017-2019), Blogmas

Navidades con #MiPersonaFavorita – Blogmas (con B)

Para vosotros, ¿cuándo empieza la Navidad? ¿El 1 de diciembre? ¿En el Puente de la Inmaculada? ¿Con el Gordo? ¿En Nochebuena? ¿Pasáis de la Navidad? 

En realidad, no me refiero a la Navidad como tal, sino al Espíritu Navideño. Para mi, de toda la vida, empieza en el Puente de la Inmaculada

Sin embargo, para mucha gente empieza el 1 de diciembre, con el Adviento (y, por supuesto, con sus calendarios de chocolate, ¡que no falten!), con las luces de las calles… y con los Vlogmas

¿Qué leches son los Vlogmas? Pues una moda como otra cualquiera. Ahora empieza la época en la que las Bloggers, YouTubers y Cía nos enseñan su nada desdeñable Espíritu Navideño por todas las redes sociales, que ríete tú de las películas navideñas de Antena3… (a las cuales estoy enganchada, pero eso es otra historia…)

Pero oye, no seré yo quien las critique. Este año, soy de ese pequeño (o gran) porcentaje que se deja contagiar por el buen rollo. Y digo este año, porque entiendo perfectamente a todo aquél que diga que no tiene ni puñetera gana de Navidad, por lo que sea, porque yo también lo he vivido. Precisamente por eso, hay que aprovechar cuando se puede y dejarse llevar. 

Y por eso hoy escribo estas líneas: voy a hacer mis propios Blogmas. Sí, con B

Pero yo no voy a hacerlos del 1 al 24, como manda el Adviento (y las YouTubers). Yo los haré del 6 al 6, o lo que es lo mismo, desde el Puente, hasta Reyes. Y no voy a hacerlos todos los días, si no cada dos. Y no, no serán vídeos, sino posts escritos (toma hándicap…). Pues sí, efectivamente, voy a hacer lo que me da la gana…

Cada día descubriremos un sentimiento, algo propio de la Navidad… Esas cositas especiales a las que parece que prestamos más atención en estos días.

Probablemente no tenga por qué interesarle a nadie. Pero me hace cierta ilusión. Con eso basta. Bueno, con eso y por dedicárselo a #MiPersonaFavorita porque ella, sin querer, tuvo mucho que ver en esa pérdida de ilusión y, seguro que queriendo, me ayuda a recuperarla (no sólo para Navidad, sino para toda la vida). 

¿Te animas a descubrirlos conmigo? 
¿Me acompañas en esta Navidad?

¡SEGUIMOS! 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *